Reseña Ready Player One

¡Hola, aventureros! ¿Qué tal estáis? Yo ando enfermita y sin voz siquiera, suerte que aquí solo he de escribir, sino no sé cómo iba a hablaros xD Eeeen fin, he estado saltándome las secciones de esta semana, y es que ya sí que no me da para más, he llegado a un punto que no me dejan tiempo ni para eso, por lo que creo que de aquí al final del cuatrimestre lo único que haré será postear reseñas cuando pueda y me vaya bien, y en cuento acabe el curso espero poder volver con todo a la normalidad. Eeen fin, os dejo con la reseña que os traigo para hoy, ¡empecemos!

Datos técnicos:
Título Original: Ready Player One
Título: Ready Player One
Autor: Ernest Cline
Número de páginas: 462
Sinopsis:
Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se asegura que esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo XX y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar; pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

Opinión personal:
Estamos situados en el año 2044, y el mundo es un tanto distinto del nuestro propio. La gente ya apenas sale a la calle a vivir la vida, pues el mundo real se ha convertido en un lugar frío y oscuro, donde todo se cae a pedazos, no hay comida suficiente para todos y el vivir se ha convertido más en un sobrevivir. Sin embargo, en esta época ha sido inventada la realidad virtual, que funciona a la perfección, es así como existe OASIS, un videojuego de realidad virtual en el que la gente estudia o trabaja, realiza sus compras, o se divierte. En OASIS existen cientos y cientos de mundos, y todo aquello que siempre hayas podido soñar, pues si no es así puedes construirlo. 
Hace poco que ha muerto el inventor de OASIS. Este ha decidido dejar su herencia en el mismo videojuego, donde habrá que ir pasando una serie de misiones, por llamarlas de algún modo, para conseguir el trofeo que lleva a ella. Ahí es donde comienzan las aventuras de Wade Watts, nuestro protagonista, que es más feliz en OASIS que en la vida real, donde el mundo le amarga tanto. 
La historia se encuentra narrada en primera persona por Wade, algo que, en este caso, resulta bastante positivo, pues nos son de gran ayuda los pensamientos de este para intentar adivinar por nuestra propia cuenta cómo encontrar las llaves que nos llevarían a las misiones a desarrollar para encontrar la herencia de Halliday, inventor de OASIS. El principio la obra no es que resulte muy adictiva, pues al inicio se me hizo un poco lenta, pero a medida que van avanzando los hechos todo se va volviendo cada vez más enrevesado, y pasadas las cien primeras páginas yo ya no podía parar de leer. Los capítulos a veces son un tanto largos, eso hay que admitirlo, pero se crea tal aire de misterio sobre cómo seguirán los acontecimientos, que al final ni te das cuenta de ello.
Una de las cosas que más me han gustado de la novela es que hace montones de referencias a ordenadores, consolas y juegos antiguos, y como futura informática esto me ha encantado. Además, la historia está muy bien desarrollada, y se nota que Ernest se ha pensado muy bien cómo debería estar montado todo y que ha investigado bastante, pues está todo muy bien descrito. Tampoco he encontrado ningún cabo suelto, y esto es algo que también he agradecido bastante, pues queda todo bastante cerrado.
Sobre los personajes, podría hablaros de cientos de ellos, pues los hay a montones y, debido a lo extensa de la novela, se les llega a conocer muy bien. Sin embargo, creo que es mejor el irlos conociendo poco a poco, pues me han parecido unos personajes muy bien desarrollados y, sobre todo, reales. Se nota totalmente cómo van evolucionando a medida que se desarrollan los acontecimientos, y esto es algo que me ha gustado mucho. Sin embargo, algo negativo que podría decir de la obra, es que no me ha gustado que no se explicara al malo. Quiero decir, como siempre tenemos a los malos y al bueno, pero en ningún momento se llega a mencionar por qué los malos son así, y esto sí que es algo que me ha faltado. 
Por todo lo demás, podría decir que me ha resultado una novela perfecta, con todas las letras. Y que si sois como yo que os gustan mucho las altas tecnologías, y el mundo de la informática y los videojuegos, está totalmente recomendada.

Puntuación:







¿Loa habéis leído? ¿Os gustó? ¡Contadme!


¡Besosos de osos!